“Es necesario darle un revolcón al crédito para el sector rural”

¿Por qué ve con buenos ojos la SAC la contratación por horas?

Por varias razones, y este será uno de los temas que vamos a desarrollar: la Ministra de Trabajo, el Presidente de la CGT, una de las centrales obreras más importantes del país, en el marco del Congreso Agropecuario en 6 y 7 de noviembre. La tasa de informalidad laboral en el campo es del 86%, y la tasa de informalidad en promedio nacional es del 47%, en tal sentido, algo está ocurriendo que no permite que se generen empleos formales en la ruralidad. Y a la conclusión que hemos llegado es que el régimen laboral que existe está, pero para las ciudades mas no para el campo.

Un productor agropecuario, un cafetero o productor de tilapia en el Huila, puede tener varias jornadas de trabajo con diferentes empleadores en una misma semana, o en un mismo día. Y en nuestro concepto el régimen laboral existente no facilita la posibilidad de que se haga la contratación por horas con todo el acceso a los beneficios de salud y pensión, que es algo que, sin duda alguna, le genera tranquilidad, o debería, a los trabajadores rurales.

Es por esto que lo que hemos buscado, de la mano de los otros gremios y también en una conversación con las centrales obreras, es poner sobre la mesa este debate. Tan importante, no solamente para el país rural, sino también para toda Colombia, porque esa tasa de informalidad no se compadece con las necesidades que tienen los trabajadores de todo el país.

Si bien en la ruralidad ha primado desde siempre la informalidad, ¿Cómo ha sido el comportamiento de ese porcentaje en los último años?, ¿Desde cuándo comenzó a preocupar?

Yo llevo como presidente de la SAC dos años y medio, y este porcentaje no ha bajado, de tal manera que yo creo es absolutamente preocupante para la ruralidad, para los mismos productores y empresarios que necesitan la mano de obra.

También, hay que recordar que la mano de obra en el campo se ha venido envejeciendo, y mucha de ello como consecuencia del terrorismo, narcotráfico y desplazamiento forzado; que hizo que migraran hacia las grandes ciudades. De tal manera que tenemos un problema serio, que hay que enfrentar. Y a eso hay que sumarle que desde mediados del año 2015 hemos visto que la tasa de desempleo ha venido subiendo.

¿Cómo están esos porcentajes en Huila?

Los datos que nosotros conocemos del Dane son muy similares  en materia de informalidad laboral, porque las actividades que se desarrollan en diferentes departamentos también son parecidas. En Huila,  el sector de la acuicultura, que es un sector exportador, tiene un mayor porcentaje de desarrollo de empleo formal, pero en lo que se refiere a cultivos, cortos y permanentes, desafortunadamente el régimen laboral no se adecúa a esas necesidades de la estacionalidad de las cosechas, a las diferentes jornadas o labores que realiza un trabajador rural en el mismo día con diferentes empleadores; por eso creería que la tasa de informalidad es similar a la del resto del país.

¿A los campesinos qué tanto les interesa emplear o ser trabajadores formalmente?

Yo no creería que haya un solo colombiano que no quisiera tener un trabajo formal, porque es también la garantía de poder acceder a la pensión o de un ahorro pensional, salud, pero sobre todo para formalizar las relaciones entre los trabajadores y empleadores. Actualmente, como está el régimen laboral, desafortunadamente no se permite participar de las cotizaciones de pensión y salud por las horas trabajadas.

De llegarse a dar la contratación por horas, ¿de cuánto sería la disminución en la informalidad y en qué tiempo?  

Antes que establecer cuál sería el porcentaje de reducción de la informalidad, lo más importante, creo yo, es poner el debate sobre la mesa. Y en ese sentido, en la última reunión que tuvimos de  la  comisión de concertación de políticas salariales y laborales, donde estamos los gremios de la producción, Gobierno Nacional y centrales obreras, se acordó que en la agenda de fin de año discutiríamos la reforma laboral.

¿Qué otros problemas preocupan a la SAC?

Varios, que también serán parte de la agenda en el Congreso Agropecuario. Uno de ellos tiene que ver con la seguridad jurídica de la propiedad rural. A este país le hace falta un complemento del Decreto de Ley 902 del 2017, que expidió el anterior gobierno, en materia de tierras.

Creemos que hay un vacío en la Ley 160 de 1994, frente al tema de la extinción de derecho de dominio sin explotación, que vale la pena hacer unas precisiones jurídicas sobre conceptos como los ocupantes históricos de buena fe y otros.

También otro tema, que es muy importante para el departamento del Huila, son las vías terciarias. Este país tiene 40 millones de hectáreas de potencial productivo y  únicamente tiene 175 mil kilómetros carreteras terciarias, pero, además,  de ellas solamente el 10% se encuentra en buenas condiciones.

Asimismo, es necesario darle un revolcón al tema del crédito para el sector rural colombiano, toda vez que aún hay ciertas barreras para el acceso. Y ni qué decir sobre educación: lo que queremos plantear también es el papel de las universidades; qué es lo que tienen para ofrecerle a los jóvenes del campo. No podemos dejar de lado, tampoco, la sanidad animal y vegetal.

El Huila tiene graves falencias además en la ruta nacional 45, ¿les han llegado los reportes desde los diferentes gremios?

A nosotros nos llegan permanentemente quejas de los productores de diferentes zonas del país sobre el estado de las vías, no solamente los corredores terciarios, sino como usted lo menciona,   las vías secundarias y primarias. Es por esto que quiero resaltar la importancia de la articulación entre los nuevos gobernadores y alcaldes con el gobierno nacional, para priorizar las carreteras y direccionar bien los recursos.

Lo que sucedió en El Llano no es nada distinto de lo que puede ocurrir en el departamento del Huila. Si no hay alternativas a las vías primarias, esto lo único que representa son mayores sobrecostos para nuestros productores, como también un mayor costo para el consumidor.

Usted mencionaba la problemático con el relevo generacional, ¿qué se ha hecho para mejorar?

El relevo generacional está atado al mercado laboral, porque además de la altísima tasa de informalidad lo que hemos visto es que hay una población rural envejeciendo, y también una migración hacia las grandes ciudades.

Por eso el tema de la educación es tan importante; como también lo es el uso de la tecnología, por eso en el Congreso contaremos con la presencia del gerente de Microsoft en Colombia, discutiendo todo lo que es la cuarte revolución industrial. Eso puede sonar muy lejano pero al final del día el uso de nuevas tecnologías, el uso de la inteligencia artificial y otras herramientas, puede conducir al relevo de las segundas y terceras generaciones, porque ya no es a azadón ni a pico  y pala, ahora hay que implementar tecnología para poder competir.

No queremos solamente que el productor se dedique a producir los alimentos, sino que sepa comercializarlo para que sea rentable. Esa rentabilidad, que por tanto tiempo ha añorado el campo colombiano, estamos convencidos de que también será un gran incentivo para que los jóvenes vuelvan a la ruralidad.

¿Qué tan viable es hablar de inteligencia artificial para el campo, cuando, en la ruralidad hay dificultades tecnológicas?

Precisamente ese es uno de los asuntos que queremos discutir en este congreso, porque el Congreso de la República acaba de aprobar la ley de las Tics que permitirá incrementar la conectividad, no solamente en materia de banda ancha de internet, sino también en la calidad de la señal de telefonía móvil; eso va de a mano de lo que pueden hacer los diferentes actores para incorporar las nuevas tecnologías. Y si no arrancamos como país, definitivamente nos va a dejar el bus de la cuarta revolución industrial, por eso hay que trabajar estos asuntos de manera paralela.

Esa apuesta cuesta bastante, ¿se cuenta con el dinero? ¿Cómo quedó finalmente el presupuesto para el agro?

El presupuesto para el sector agropecuario realmente es algo que no nos gusta, porque lo único que ha venido ocurriendo es que le han venido quitando recursos al sector. Y esto como consecuencia del menor recaudo esperado le la ley de financiamiento, pero también porque al Ministerio de Agricultura le quitaron el proyecto de la vivienda rural y la Agencia de Renovación del Territorio; sin embargo, más allá de eso, lo que vemos es la necesidad de que se fortalezca la generación de los bienes públicos.

Frente al proceso de paz, ¿Cómo están apoyando a los excombatientes que desean permanecer en el campo?

Nosotros le hemos ofrecido toda la colaboración a Alto Consejero, buscando, y esa es una muy buena pregunta, que sean proyectos viables. Esto porque nos hemos encontrado algunos casos que, por su mismo objetivo, sino tienen una buena carretera para la comercialización de los productos, esa iniciativa está condenada a desaparecer.

De la misma manera, hemos enfatizado mucho en la importancia de la asistencia técnica que se lleve a los ex integrantes de las Farc, no solo sea para la producción, sino que también sea para la comercialización; porque qué hacen estas personas con la tilapia, café, o cualquier producto, sino tienen ni idea de cómo venderlo.

El agro en Colombia ha caído en un círculo vicioso de problemas; si hay cosecha no hay vías, si se logra comercializar los precios no son los mejores… ¿qué se plantea desde la SAC?

Lo primero es que las entidades del sector deben ser manejadas por personas que verdaderamente conocen la ruralidad, no necesariamente por aquellos que vienen de partidos políticos a buscar una representación en un gabinete o entidad, pero que desafortunadamente no se ve ni la continuidad ni el tecnicismo que se necesita.

Segundo, a nosotros lo que nos interesa es la rentabilidad del productor, por eso aquellas políticas públicas del pasado, que lo que buscaban era incrementar las siembras o generar mayores volúmenes de producción agrícola o pecuaria, y eso no es lo verdaderamente relevante. Lo que ocurría es que la gente como no sabe vender, se lanzaba a producir y después los precios se iban para abajo y terminaban quebrando.

Entonces, a lo que le hemos apuntado mucho y lo que le hemos indicado al Gobierno Nacional, es que se enfoque en la rentabilidad del productor. Para eso ya se han implementado algunas políticas que ya empiezan a dar resultados.

De igual manera, es importante buscar la asociatividad, porque los países con los que competimos: Perú, México, y otros, evidentemente nos llevan años luz en asociativdad, economías de escala, integración vertical.

En conclusión, esas son las herramientas que ya se han implementado en otros países y que ya han dado resultado.

 

Tomado de :

https://diariodelhuila.com/-es-necesario-darle-un-revolcon-al-credito-para-el-sector-rural-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *