Nutrición de ganado en épocas de dificultades climáticas

Los primeros días de enero de 2020 comenzaron con reportes de oleadas de calor en el centro y norte del país. Después del 3 de enero el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales agregó que estaba disminuyendo la nubosidad en Colombia y ello estaba ocasionando una mayor penetración del sol, menores lluvias y por ende, el aumento de la temperatura en promedio entre 3 y 5 grados más de lo normal.

Al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural llegaron los reportes de dificultades con las pasturas del ganado como consecuencia del tiempo seco, lo que pone en riesgo la nutrición de ganado para su producción de carne y leche.

Agronegocios consultó con varios expertos sobre las opciones que tienen los propietarios de diferentes animales como alternativas de nutrición de ganado.  No solo en tiempos secos, sino en momentos donde pueden aprovecharse pequeñas opciones de aguas lluvias.

Residuos de otros cultivos:

La Universidad Uniagraria en el año 2019  publicó un reporte sobre los efectos de los residuos vegetales en el ganado. Allí se mostraba que ante la temporada seca constituían una solución temporal que aportaba nutrientes (no en misma cantidad de los suplementos) que satisfacían por lo menos el 60% de las necesidades.

Por estos días, por las heladas, los campesinos empezaron a adelantar las cosechas de hortalizas, especialmente de la papa.  Por eso, ante la falta de  agua y suplementos que aumentan de precio, algunos productores ganaderos han experimentado con residuos de yuca, papa, calabazas, plátano, zanahoria y cítricos.

En pisos altos los más común es encontrar residuos de papa, zanahoria y auyama, estas, según la Uniagraria, los animales las digieren fácilmente al cortarse en porciones pequeñas.

Sistemas de pastoreo rotacional:

El principal propósito de esta técnica es mantener alta producción de pastos de calidad durante el mayor tiempo posible y tener un balance favorable entre las especies forrajeras como leguminosas y gramíneas, las cuales constituyen alimento para los animales. De esta forma, se logra una producción ganadera más rentable.

El establecimiento del sistema rotacional en franjas demanda el manejo de los periodos de descanso y de la carga animal, influenciado por el nivel de fertilidad de los suelos, el tipo de pradera y el comportamiento del clima. Esto se logra teniendo varios potreros y efectuando rotación de los animales entre ellos.

Producción del campo resistente al calor:

El empleo de plantas, frutos y materia prima se ha convertido en una opción provechosa y rentable que utilizan ganaderos recursivos, que no quieren dejar pasar hambrunas a sus animales.

La utilización de residuos de productos agrícolas para la nutrición de ganado en épocas de sequía extrema, puede ser una alternativa a considerar.
Aparecen opciones como el fruto de palma nativa cuyo proceso para la transformación del fruto en alimento es fácil y económico.

César Castro, mayordomo de la Hacienda Pastoreo explica que los ingredientes son cal viva, sal blanca y agua en pequeñas proporciones. Con estos elementos se produce una grasa sobrepasante que es muy costosa en el mercado, pero que elaborada de forma artesanal puede ayudar a aumentar la producción de carne y leche a bajo costo.

Concluyó el experto que la composición es conocida como elaboración de grasa sobrepasante finquera triple 10 puesto que se prepara con 10 kilos de cal viva, 10 kilos de sal blanca y se sumergen por 10 minutos al menos 500 kilos de fruto, además se le agregan 100 litros de agua. Se recomienda que antes de agregar el cuesco a la mezcla se le afloje la corteza que lo recubre. El proceso de ensilado anaeróbico debe durar sellado 35 días.

Beneficios del trupillo:

Las semillas y vainas de esta planta son beneficiosas para el ganado, además sus ramas proporcionan sombra en época de verano. También se le conoce como algaborro. Es una especie resistente a las sequías, que crece de forma silvestre, de forma abundante en condiciones climáticas secas.

Se encuentra en las zonas áridas y semiáridas colombianas, en regiones como la Costa Atlántica, sobre todo Bolívar, La Guajira y Cesar y en los Llanos Orientales. Durante el verano, el árbol de trupillo no se desfolia, generando una sombra tenue para los animales. Cuando se hace viejo, la madera puede aprovecharse para construir cercas.

También, su forraje es valioso, pues sus vainas son dulces y comestibles. Contienen alto contenido de proteína y azúcares que sirven como fuente de nutrición de ganado en épocas de verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *