Recomendaciones nutricionales para recuperar la merma tras el transporte

A la hora de movilizar el ganado de una finca a otra implica que inevitablemente el animal pierda el peso antes del embarque. Para recuperarlo rápidamente, algunos expertos proponen una alimentación rica en nutrientes como las que se exponen a continuación.

Luis Manuel Ontiveros, asesor de ganadería de carne en México, explicó para el portal Engormix cómo atienden a los animales que reciben luego de un viaje de 24 o 36 horas y que llegan a los corrales de engorda con altos niveles de estrés y con notables pérdidas de peso.

“Es un grave problema que tenemos hoy en día y estamos buscando mejores opciones para lograr recuperar la inmunidad, la sanidad y las mermas que tienen estos ganados”, manifestó. (Lea: El efecto de la merma en el sacrificio animal)

Para compensar los efectos del viaje en los bovinos, el experto aseguró que se pueden suministrar dietas ricas en fibra y altamente palatables, especialmente si los animales vienen alimentados con pasto y se van a introducir a otro sistema como corral de engorde.

“Tenemos que enseñarlo primero a que se acerque al comedero, entonces hay que hacer muy apetecible lo que están comiendo. Lo ideal sería ofrecer avenas, alfalfas o silo de maíz de buena calidad, para tratar de que lleguen al comedero lo más rápido posible”, indicó.

Con esto se busca restablecer la microbiota ruminal que se perdió a lo largo del trayecto. También se puede suplementar vitaminas del complejo B protegidas, estimulando la síntesis de estas. (Blog: La necesaria dieta y las razas ideales para engordar becerros)

“Como viene muy vacío el rumen, de 40 litros ha pasado a 8 litros, no hay síntesis de vitaminas del complejo B. Entonces hoy en día, las estamos dando protegidas para que salten el rumen y se liberen en el intestino”, añadió Ontiveros.

Por otra parte, en el libro “Alimentación de ganado bovino con dietas altas en grano”, Mendoza y otros hablan de evitar animales con los cuales el ganado no tenga familiaridad, así como considerar a los semovientes de mayor peso y edad frente a los menores.

Una estrategia sugerida por ellos es incrementar la densidad nutritiva de la dieta, aunque se debe ser muy cuidadoso ya que se pueden provocar desórdenes digestivos que pueden resultar más contraproducentes. (Lea: ¿Es posible hacer más rentables las vacas de descarte?)

Este aumento se puede hacer por modificación del nivel y fuente de FDN, por cambios de procesamiento de granos, el aumento de la concentración y la calidad de la proteína, o bien, por la adición de suplementos energéticos.

Finalmente, los sistemas se deben diseñar de tal manera que se recupere la merma lo más rápido posible: “Estamos recuperando la merma al 1 % por día o incluso menos. Entonces, si tengo 14 % de merma, en teoría debo recuperarlo en 14 días. Pero con el complejo B, la estamos recuperando en 10 u 8 días”, remató Ontiveros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *